Apuntes sobre el fracking: impactos climáticos, ambientales, sociales

by | Jun 17, 2022 | Sin categoría | 0 comments

Daniela Soberón Garreta[1]

 El paradigma energético global al que se enfrentan los países tiene como eje central el enfrentamiento entre las fuentes energéticas no convencionales, como las energías renovables y los combustibles fósiles, como el gas natural o el petróleo. A pesar del impacto climático y ambiental de los combustibles fósiles, la descarbonización las matrices energéticas de los países aún persiste como un reto. Un mecanismo que ha ganado protagonismo, a pesar de la certeza de sus impactos negativos, así como de los riesgos que representa, es el fracking.

El fracking se origina en los Estados Unidos, como mecanismo para extraer de manera no convencional los combustibles fósiles que no se trasladaron a la superficie por su curso natural.  Es decir, aquellos hidrocarburos que se encuentren en reservorios no convencionales son extraídos a través de la inyección de un fluido a gran presión, junto con arena, esta última como soporte para apuntalar las fisuras abiertas (López, 2015, p.6).  Esta técnica se ha trasladado a países de América Latina, como Argentina o Colombia, aunque con limitada información sobre los efectos directos para la sostenibilidad de los países y de la población. Por ello, a continuación, se analizarán los principales impactos climáticos, ambientales y los sociales, que hasta ahora se han identificado.

Impactos climáticos y ambientales

En Estados Unidos, lugar originario de este mecanismo, existen estudios contradictorios respecto a los impactos del fracking sobre el agua potable que puede ser consumida en este país. Por un lado, en el año 2004, la Agenda de Protección Ambiental[2] de Estados Unidos señaló que no había evidencia de impactos sistémicos generalizados sobre el agua consumible, pero en el año 2016, estableció que puede afectar los recursos de agua potable en algunas circunstancias” e identificó factores que influyen en estos impactos (Brown, 2017, p.6).

Entonces, en sitios donde el acceso al agua es limitado, el fracking y su impacto potencial en la calidad y cantidad del agua disponible pueden poner en riesgo el derecho humano al agua (Pérez et al, 2016, p.20).

Por un lado, desde que el desarrollo del fracking despegó a mediados de la década de 2000, el gas natural ayudó a acelerar la jubilación anticipada de muchas centrales eléctricas de carbón (Raimi, 2017, p.107). En países de América Latina, como Perú, el gas natural es un combustible fósil de transición, por tratarse del al combustible fósil más limpio disponible (Minam, 2018). Por ello, es que se argumenta que el fracking tiene impactos positivos, porque reduce las emisiones de CO2, al pasar de carbón a gas natural. Sin embargo, el gas natural sigue tratándose de un combustible fósil, y por lo tanto, tiene impactos climáticos relevantes frente al calentamiento global y el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero.

Además, el carbón no ha desaparecido de la industria energética. Mientras que el gas natural ha alejado al mercado estadounidense del carbón, parte del carbón que ahora no se quema en los Estados Unidos se está moviendo en el extranjero, en gran parte a Europa (Raimi, 2017, p.110). Por lo tanto, el fracking no frena la extracción de carbón, puesto que este se continúa exportando y generando un perjuicio climático global.

Adicionalmente, respecto al gas natural es impreciso decir que tiene un impacto positivo climático, porque si bien emite menos CO2 que otros combustibles fósiles, lo que emite es metano. Así, cuando el gas proviene de yacimientos de esquisto explotados vía fracking, esta ventaja en la combustión se pierde debido a las emisiones fugitivas de metano durante el ciclo de vida del pozo (Pérez et al, 2016, p.22). Para el caso estadounidense, si aproximadamente el 4 por ciento de la producción de gas se liberara como metano, el impacto climático del gas natural sería aproximadamente igual al del carbón (Raimi, 2017, p.111).

En la misma línea, también hay un impacto sísmico a considerar, puesto que se ha determinado que el fracking puede contribuir a la inducción de movimientos telúricos como temblores o terremotos. De esta manera se ha confirmado en Estados Unidos (Ohio & Oklahoma) e Inglaterra, donde la inyección de grandes cantidades de desechos tóxicos en pozos denominados sumidero, lo que puede desencadenar sismos cuando están cerca de fallas geológicas (Pérez, 2016, p.22). Esta afirmación no ha sido exenta de críticas, puesto que un estudio del 2017 señaló que:

“(…) en algunos casos, el fracking ha causado directamente pequeños terremotos, pero los terremotos en Oklahoma no son directamente causados por el fracking, sino por la eliminación subterránea de grandes cantidades de aguas residuales generadas a partir de los pozos de petróleo y gas” (Raimi, 2017, p.88)

No obstante, como ya se mencionó, la fractura hidráulica de yacimientos de esquisto requiere muchas más perforaciones, lo que repercute en la generación de mayores volúmenes de aguas residuales que son inyectadas en los pozos sumidero (Pérez et al, 2016, p.23-22).  

Finalmente, incluso las Naciones Unidas se han pronunciado en relación con los impactos del fracking, por los casos del Reino Unido y de Argentina. Frente al primero, se indicó que las mujeres en el Reino Unido son afectadas de manera desproporcionada por los efectos nocivos del fracking, incluida la exposición a productos químicos peligrosos y tóxicos, la contaminación ambiental y el cambio climático (ONU, 2019, p.14). Mientras que, por el lado de Vaca Muerta en Argentina, desde Naciones Unidas se señaló que:

“(…)existe una preocupación por el impacto negativo que pueda tener sobre el medio ambiente, el agua, la salud y los riesgos de sismos, el uso de ciertos métodos de explotación no convencionales de hidrocarburos, como la fracturación hidráulica, y que el impacto local de esas formas de explotación no haya sido debidamente evaluado ni adecuadamente consultado con las poblaciones.” (ONU, 2018, p.11)

Por lo tanto, el impacto climático y ambiental del fracking ha sido evaluado no solo por el mundo académico, sino también por el fuero del derecho internacional público.

Impactos sociales

Existen informes en Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea que relacionan la cercanía de comunidades o personas a operaciones de fracking con casos de nacimientos de bajo peso y con defectos congénitos[3] (Pérez et al, 2016, p.24). Esto tiene un vínculo directo con que finalmente, lo que permite el fracking es la extracción de combustibles fósiles. De acuerdo con un estudio reciente de Harvard y otras Universidades:

“Más de 8 millones de personas murieron en 2018 por la contaminación por combustibles fósiles, significativamente más alto de lo que sugerían investigaciones anteriores, lo que significa que la contaminación del aire por la quema de combustibles fósiles como el carbón y el diesel fue responsable de aproximadamente 1 de cada 5 muertes en todo el mundo” (Harvard, 2022).

Así como existen impactos sobre la salud de la población por consecuencia del fracking, también ocurre un efecto sobre los procesos migratorios. Estos procesos de movilidad humana se pueden dar por diversas razones, como la búsqueda de una oportunidad para que las personas encuentren más condiciones favorables del mercado laboral y mejorar su bienestar económico. Sin embargo, en los últimos años se ha reconocido que el cambio climático también es una causa de migración. La migración surge ante los fenómenos antropocéntricos como un mecanismo de adaptación de las poblaciones más vulnerables.

El fracking es una actividad humana, pero que, como se ha señalado anteriormente, es altamente riesgosa para el cambio climático.  Por un lado, un estudio en Estados Unidos reconoce que los trabajadores todavía se trasladan a áreas donde se realice el fracking, por las oportunidades económicas y de inserción laboral (Wilson, 2022, p.925). Sin embargo, no considera ni evalúa las condiciones reconocidas en las resoluciones de las Naciones Unidas citadas anteriormente. Los efectos sobre la salud de las personas por consecuencia del cambio climático, así como los riesgos de desastres naturales son variables que también deben ser consideradas por los policy-makers al momento de promover algún mecanismo de extracción de combustibles fósiles.

Conclusiones

  • El fracking es un mecanismo para extraer los combustibles fósiles que se encuentran en reservorios no convencionales, que se origina en Estados Unidos. Esta práctica se ha difundido de manera global, porque es más eficiente, desde el enfoque económico y utilitarista. Sin embargo, existen otras consideraciones a tomar en cuenta, como los impactos climáticos, ambientales y sociales.
  • Principalmente, el fracking, se utiliza para extraer gas natural y petróleo, que son considerados combustibles fósiles. Por lo tanto, la promoción de este mecanismo de extracción es contraproducente para una transición energética global. Incluso, al fomentar el fracking se ha utilizado el argumento de que es beneficioso para el cambio climático por el menor perjuicio a nivel de CO2 por parte del gas natural. Sin embargo, este combustible fósil tiene otro gas de efecto invernadero a considerar: el metano, que puede llegar a tener el mismo nivel de perjuicio que el dióxido de carbono, frente al cambio climático.
  • Con respecto a los temas ambientales, también existe un riesgo elevado por parte del Por un lado, repercute directamente sobre la calidad y cantidad de agua dulce a la que podría acceder la población; ya que el fracking requiere de elevadas cantidades de agua dulce para su práctica. Por otro lado, también se ha identificado el potencial riesgo sísmico de esta técnica de extracción, en lugares como Estados Unidos e Inglaterra.
  • Finalmente, el fracking también tiene un efecto sobre las poblaciones a nivel social. En primer lugar, existe una afectación a la salud de las personas. No solo por la práctica en sí misma, sino también porque al tratarse de un mecanismo para extraer combustibles fósiles, tiene las consecuencias de esta fuente energética: enfermedades cardiacas, dolores abdominales, diagnósticos extraños, migraña, diarrea; entre otras. Además, también existe un impacto sobre los procesos migratorios, dado que las áreas donde se realiza el fracking pueden ser atractivas desde el ámbito laboral y económico. Sin embargo, en esta evaluación no se suelen considerar los efectos climáticos y el potencial aumento de desastres naturales. Por ello, desde los hacedores de políticas públicas, es necesario considerar todos los potenciales riesgos antes de promover una práctica como el fracking.

Bibliografía

Brown, D (2017). Hydraulic Fracturing and its Impact on Renewable Energy Development https://earth.yale.edu/sites/default/files/files/Brown_Senior_Essay.pdf

Harvard T.H. The Chan. Fossil fuels and health. Producing and burning fossil fuels creates air pollution that harms our health and generates toxic emissions that drive climate change. Información revisada el 17 de junio de 2022. Recuperada de: Fossil Fuels & Health – C-CHANGE | Harvard T.H. Chan School of Public Health

López, E (2015). El abece de los Hidrocarburos en Reservorios No Convencionales / Ernesto López Anadón. 4a ed. revisada. – Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Instituto Argentino del Petróleo y del Gas, 2015.

Ministerio del Ambiente- MINAM (2018). Exposición de motivos del Decreto Supremo N° 003-2018-MINAM. 

Organización Naciones Unidas- ONU

2019      Observaciones finales sobre el octavo informe periódico del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Disscriminación contra la Mujer. Resolución CEDAW/C/GBR/CO/8. Distribución general del 14 de marzo de 2019. Recuperado de: Treaty bodies Download (ohchr.org)

2018      Observaciones finales sobre el cuarto informe periódico de la Argentina. Consejo Económico y Social. Resolución E/C.12/ARG/CO/4. Distribución general del 01 de noviembre de 2018. Recuperado de: Treaty bodies Download (ohchr.org)

Pérez Castellón, A., Puentes Riaño, A., Rodríguez, H., Herrera Santoyo, H & AIDA (2016). Principio de Precaución: Herramienta jurídica ante los impactos del Fracking. Primera edición: 2016

Raimi, D. (2017). The Fracking Debate : The Risks, Benefits, and Uncertainties of the Shale Revolution. Columbia University Press. Recuperado de:  https://up.idm.oclc.org/login?url=https://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=nlebk&AN=1640589&lang=es&site=eds-live&scope=site&ebv=EB&ppid=pp_Front_Cover

Wilson, R (2022). Moving to Economic Opportunity: The Migration Response to the Fracking Boom. Journal of Human Resources, Volume 57, Number 3, May 2022, pp. 918-955

[1] Especialista en migración y cambio climático. Contacto: [email protected]

[2] Environmental Protection Agency (EPA).

[3] Por ejemplo, con un incremento en la incidencia de deficiencias cardíacas congénitas, y con síntomas como dolores abdominales, mareos, náuseas o vómitos, irritación de mucosas, dolores de cabeza, ansiedad y estrés.

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Categorías

Artículos Relacionados

La deforestación amazónica: una manifestación de la hegemonía y del sistema internacional

Daniela Soberón Garreta[1] El sistema internacional preponderante, donde el poder económico y la abundancia de recursos es señal de autoridad, representa una barrera para la conservación en América Latina. El sistema capitalista es la base de ello, puesto que la...

Una mirada al fracking desde América Latina

Daniela Soberón Garreta[1] Argentina y México son países que han optado por el camino del fracking en su agenda política energética; con la ejecución de proyectos y por la preservación de un marco regulatorio que promueva el fracking. Por otro lado, Chile y Colombia,...

La conservación en el Perú: una expresión del intervencionismo en las políticas domésticas y sus efectos sobre los derechos de los pueblos indígenas

Daniela Soberón[1] El vínculo entre Estados Unidos y los países de América Latina se caracteriza por ser una relación asimétrica, donde Estados Unidos siempre se ha caracterizado por una preponderante injerencia en asuntos internos de los países de la región...

Litigio Estratégico como Estrategia de Justicia

El equipo de IPC impulsa acciones de litigio estratégico en vías internacionales, como la Secretaría para las Solicitudes sobre Asuntos de Cumplimiento Ambiental (SACA) del Acuerdo Comercial entre Perú y Estados Unidos (TLC). En el año 2019, presentamos una de las...

Apuntes sobre la generación distribuida de las energías renovables en América Latina: retos y limitaciones del caso peruano

Daniela Soberón[1] ¿Qué es la generación distribuida? Existen diferentes mecanismos de apoyo para la generación de energías renovables, como las tarifas de suministro, las subastas o la generación distribuida (GD). Este último instrumento se refiere a cualquier...

¿Cómo mitigar los impactos del cambio climático sobre y desde la agricultura?

Fuente de la imagen: Unsplash - Jonathan Kemper Daniela Soberón Garreta -  Investigadora asociada del Instituto de Políticas Climáticas. La vulnerabilidad frente al cambio climático es una realidad en América Latina y esta puede ser enfrentada a través de medidas de...

Agricultura familiar y cambio climático a la luz de la moratoria a los transgénicos

Imagen: Andina/Difusión Daniela Soberón Garreta, Investigadora asociada del Instituto de Políticas Climáticas De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), Los alimentos genéticamente modificados (GM) son alimentos derivados de organismos cuyo material...

Análisis de los Planes de Gobierno 2021: una perspectiva climática

¿Qué proponen los candidatos y los partidos políticos sobre cambio climático? ¿Sus propuestas son consistentes con lo que necesitamos para enfrentar esta crisis ambiental sin precedentes? En este breve análisis, IPC trata de contribuir con el voto informado a pocos...

Opinión legal y técnica sobre el proyecto de ley 06953/2020

El proyecto de ley (PL) 06953/2020 introduce como tema de agenda parlamentaria la urgencia de la transición energética y busca precisar algunos aspectos, que hoy significan barreras para el desarrollo del mercado de energías renovables. Por ello, consideramos que este...

Cambio climático y pueblos indígenas en el Perú: ¿políticas ambientales o políticas de desarrollo?

Carlos Trinidad, Investigador Senior del Instituto de Políticas Climáticas desarrolló el artículo titulado: “Cambio climático y pueblos indígenas en el Perú: ¿políticas ambientales o políticas de desarrollo?” para el Portal Jurídico Interdisciplinario Pólemos. En el...
Share This